ASÍ SERÁ LA VIDA EN MARTE

“El mundo se está quedando demasiado pequeño para los seres humanos. Y es que estamos explotando los recursos a un ritmo alarmante”. Esto es lo que dijo el científico británico Stephen Hawking en el festival Starmus de Noruega en 2016.

Hawking habló del cambio climático, de la extinción masiva de especies y de la deforestación. “Cuando hemos tenido crisis similares en el pasado, hemos colonizado nuevos territorios. Pero ya no hay ningún Nuevo Mundo para extendernos. Nos estamos quedando sin espacio. Ha llegado la hora de explorar otros Planetas. Y es que tenemos que salir de la Tierra. No tenemos futuro si no colonizamos el espacio”.

Este astrofísico y visionario que murió en 2018, está considerado como una de las mentes más lúcidas de nuestro tiempo. Un sabio que durante muchos años ha alertado sobre los peligros del calentamiento global y el agotamiento de los recursos en el Planeta. Y es que, tal y como ha vaticinado el Sr Hawking, el ecosistema de la Tierra es muy frágil. Cualquier cambio accidental podría terminar con la vida en nuestro Planeta. Desde la caída de un meteorito, hasta un posible holocausto nuclear.

Colonizar el espacio parece ser la única opción para asegurar la supervivencia de nuestra especie. Y, para conseguir todo esto, tenemos que dar el primer paso. Estamos obligados a colonizar Marte. Y ¿Por qué Marte? Porque es el otro planeta del sistema solar, junto a la Tierra, con las mejores condiciones ambientales para la vida humana.

ASÍ SERÁ LA VIDA EN MARTE
El costo de ésta hazaña oscila entre los 16.500 millones de euros y los 370.000 millones. La distancia mínima entre la Tierra y Marte es de unos 54,6 millones de kilómetros. Y tardaremos unos ocho meses en llegar con la tecnología y combustibles actuales.

Los planes más ambiciosos son de SpaceX, también está la NASA, que podría contar con la ayuda de la compañía de Musk y China, que está avanzando muy rápido, acaban de hacer posar una sonda en la superficie de Marte y avanzan con un sistema de propulsión que podría acortar el viaje a menos de la mitad.

El objetivo del viaje no solo es enviar naves de reconocimiento tripuladas, sino fundar una colonia estable en el planeta y, con el tiempo, hacerlo habitable para que tenga  unas condiciones parecidas a la Tierra.

El primer reto será conseguir agua para beber y aire para respirar. Por eso es tan importante que se haya encontrado agua en el Planeta Rojo. El problema de todo esto es que hay que llevar martillos neumáticos y maquinaria pesada para poder perforar el suelo. Porque hay hielo de superficie en algunas zonas mezclado con la tierra del planeta. También se cree que hay agua en el subsuelo. El caso es que extraer y potabilizar el agua, requiere mucha energía y maquinaria.

Desde hace años se investiga para descubrir si existen lagos subterráneos, incluso, con agua líquida. Extraer agua del subsuelo podría ser un primer paso para conseguir una colonia permanente. 

La cría de animales es menos eficiente, así que los colonos tendrán que ser vegetarianos. Además, podrían comer alimentos generados a partir de insectos.

La buena noticia es que los días son prácticamente iguales que en la Tierra. En el Planeta Rojo un día dura 24 horas y media. No hay mucha diferencia con la Tierra. 

En cuanto a la temperatura de Marte, es increíble. Puede alcanzar los 20 grados en un día de verano. Pero, claro, por la noche la temperatura cae en picado hasta los 80 grados bajo cero en las noches más frías. Eso es porque la atmósfera de Marte no es lo suficientemente densa para mantener el calor.

Por un lado hay tormentas de polvo en la superficie, que pueden ser un verdadero infierno y que a veces duran hasta meses. Y por el otro está el problema de la radiación solar y cósmica, que afectaría mucho a los colonos porque la atmósfera apenas les protege. Por eso, lo más probable es que la primera colonia estable se establezca bajo la superficie, en alguno de los cráteres del planeta o en una cueva profunda. 

En cuanto a la energía, una de las opciones con más peso consistirá en usar placas solares. Claro, el problema llega con las tormentas de polvo, que pueden durar semanas y semanas. Unas tormentas que, a veces, cubren gran parte de la superficie del planeta. Para compensarlo, habrá que contar con pequeños reactores nucleares. La NASA lleva unos años trabajando en estos generadores de energía.

Un problema es la falta de presión atmosférica. Tenemos un cuerpo acostumbrado a vivir en la atmósfera terrestre, y sin esta presión no podríamos vivir mucho tiempo. Por eso tendríamos que usar siempre trajes presurizados.  Hoy están trabajando para hacer trajes más flexibles y cómodos. 

Un método que se está estudiando para mejorar la atmófera marciana, es usar bacterias capaces de realizar la fotosíntesis con muy poca luz. Podrían sobrevivir bajo las rocas marcianas y ayudar a transformar la atmósfera.

Actualmente en suelo marciano, hay en funcionamiento, un módulo de aterrizaje (InSight) y tres rovers (Curiosity y Perseverance de la NASA y Zhurong de China), con otro rover (ExoMars) planeado para ser lanzado el próximo año. En órbita alrededor de Marte, hay ocho satélites que proporcionan cantidades masivas de datos sobre nuestro vecino. Observado, explorado y esperando el momento en el que sea visitado por la humanidad.

Comentarios